EN TIEMPO REAL

Contacto

(571)3176506

Álvaro Rodríguez, presidente de Ventura Group, organización colombiana dedicada al manejo de carga de comercio exterior en Buenaventura, es un convencido de que al Puerto le esperan tiempos mejores.

Las razones para ser optimista tienen que ver con el mejoramiento de la infraestructura vial del departamento del Valle del Cauca, la modernización de los puertos y un mejor ambiente social, acompañado de una mejora en la percepción de seguridad. “A Buenaventura sí llegan recursos, que si son bien invertidos representarán un gran futuro para el puerto”, dice.

Rodríguez es oriundo de Montería, pero se considera un vallecaucano más, pues gran parte de su vida ha transcurrido en esta región, en la que sigue con grandes proyectos empresariales.

Ventura Group está conformado por las empresas Inatlantic S.A y OPP Graneles S.A (que son operadores portuarios); la Sociedad Portuaria Grupo Portuario S.A, BGP Logistics (transportador de carga) y La Fundación Etikaverde.

El mes pasado la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) prorrogó al Grupo Portuario la concesión del Muelle 13 (terminal de carga de graneles y de carbón) y anunciaron nuevas inversiones.

¿Cómo nace este grupo empresarial?

Surge hace 25 años a raíz de la necesidad de los exportadores de carbón, extraído de Boyacá y Cundinamarca, de tener un punto de exportación. En esa época se tramitó un permiso para el uso del Muelle 13 en Buenaventura y así se inició una de las compañías del Grupo con una primera exportación al Perú.

Fuimos pioneros, pues después de la privatización de los puertos la Sociedad Portuaria de Buenaventura recibe en administración 14 muelles y también entramos nosotros a administrar el denominado Muelle 13.

¿Quiénes integran el Ventura Group?

El grupo empresarial se consolidó como tal el año pasado y está integrado por Inatlantic, que se ha configurado como uno de los principales operadores logísticos de Colombia para el manejo del carbón, acero y minerales; OPP Graneles, también es operadora en Buenaventura de graneles sólidos tales como cereales, harinas, fertilizantes y químicos.

También integran el conglomerado el Grupo Portuario que es la concesionaria del Muelle 13; BGP Logistic, una empresa transportadora de carga y la Fundación Etikaverde.

¿Actualmente qué operación tienen en Buenaventura?

Operamos el Muelle 13 que tiene tres posiciones de atraque de motonaves y está especializado en graneles, especialmente minerales como: clínker, carbón y acero. Se cuenta con 200 metros lineales de muelle con 52 metros cuadrados de áreas de almacenamiento y operación.

Tenemos una infraestructura para el cargue de carbón con bandas encapsuladas que cumplen con las normas ambientales y en las que se invirtieron US$1,7 millones. El año pasado se exportaron un poco más de 900.000 toneladas de carbón.

Adicionalmente, tenemos un contrato con la Sociedad Portuaria de Buenaventura (SPB), para la operación de graneles en dos muelles especializados (10 y 11), manejando al año 2.500.000 toneladas.

El sector portuario de Buenaventura se ha venido consolidando con altas inversiones, ¿qué viene para Ventura Group?

La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) nos acaba de prorrogar, con la resolución 1429, la concesión del Muelle 13 hasta el año 2037 y con ese compromiso haremos nuevas inversiones. Por ejemplo, se destinarán US$2 millones en la ampliación de la placa portuaria y se aprobó por parte de la ANI que con la Sociedad Portuaria de Buenaventura se construya una bodega especializada granelera de unos US$13 millones, este mes estaríamos iniciando obras.

Se trata de un esfuerzo económico muy grande y con ellos nos preparemos para el crecimiento de las importaciones por Buenaventura, de manera que sigamos siendo líderes en la operación de graneles en el país. También tenemos una operación en Cartagena donde se harán otras cuantiosas inversiones.

¿Este año cómo se ha comportado el comercio exterior por el puerto de Buenaventura?

Los puertos son un termómetro de la economía y este año, debido a los bajos precios, se han reducido las exportaciones de carbón. Pero, por otro lado, las importaciones de graneles han crecido 7 %, lo que compensa un poco la actividad portuaria.

Creo que una vez esté lista la doble calzada las cosas van a ir muy bien. Tenemos que reconocer la labor de la Vicepresidencia para dar agilidad a las obras. Buenaventura quedará habilitado como gran nodo portuario, con cinco puertos y ahora viene una tarea muy importante que se está adelantando con Invías y es la profundización del canal de acceso.

¿O sea que usted es optimista con el futuro del puerto?

Siempre hemos creído que el puerto de Buenaventura tiene gran futuro. Es bien conocido por todos que el tema por superar es la corrupción y lo que esperamos es que el actual alcalde haga una buena administración de los recursos porque el puerto sí tiene recursos. El 20 % de la contraprestación portuaria le llega al municipio, más los impuestos de las empresas, además Buenaventura es socia de la Sociedad Portuaria y recibe dividendos.

Creo que la mayor dificultad es la corrupción y esta ha jugado un papel en el atraso del puerto. Pero somos optimistas, hay nuevas inversiones, por ejemplo se han abierto hoteles, se ha mejorado el urbanismo en el centro de la ciudad y confiamos que Buenaventura siga creciendo.

Para los empresarios de Cali y la región tener un puerto a 120 kilómetros es una gran ventaja que se debe aprovechar.

¿Por qué no hay un mayor desarrollo industrial en Buenaventura si tenemos estas ventajas?

Buenaventura tiene todas la posibilidad, pero creo que se han generado muchos actores de violencia y eso ha impedido mayor desarrollo industrial, pero ahora creo que la seguridad ha mejorado mucho.

Quienes visitan hoy Buenaventura se pueden dar cuenta de algunos cambios, se están haciendo inversiones de orden urbanístico, mejoramiento de los parques, ya arrancaron las obras del Malecón y otros proyectos que van a impulsar a Buenaventura. Pero eso tiene que ir de la mano de estrategias que eviten la corrupción.

En nuestro caso mantenemos las inversiones, acabamos de hacer el Centro de Organización Logística, que costó $800 millones en la vía alterna-interna para lo que es el enturnamiento de vehículos y la atención y el servicio a los conductores.

Con la Fundación Etikaverde vamos a construir un proyecto de vivienda de 157 casas, para ello, la empresa puso el valor de los lotes y ya se tiene la licencia. El proyecto, que vale unos $16.000 millones, fue diseñado por Calderón y Jaramillo y está dirigido a nuestros empleados que ganen menos de 3 salarios mínimo. Esperamos el apoyo del Gobierno Nacional y de las cajas de compensación.

¿Qué le preocupa en este momento sobre el desarrollo del puerto?

Nos preocupa un poco la idea de algunos accionistas de la Sociedad Portuaria de Buenaventura de vender su participación en la compañía, porque quedaríamos las empresas del Valle del Cauca sin representación en la parte portuaria. Recordemos que hoy la Terminal de Contenedores de Buenaventura está en manos extranjeras, lo mismo que Aguadulce, que es el nuevo puerto.

Esta preocupación nace porque supimos que la Sociedad Portuaria de Buenaventura vendió la participación que tenía en los puertos de Caldera en Costa Rica y se teme que también lo hagan en Colombia porque se habla de que hay un gran grupo interesado en vender.

¿Eso cómo los impactaría?

Nosotros somos pequeños accionistas y tenemos un contrato con la Sociedad Portuaria de Buenaventura para el manejo de la operación de graneles, pero adicionalmente nos preocupa que venga un operador grande que tome las decisiones y que además, los empresarios del Valle se queden sin representación en el sector portuario. Ojalá no se venda la Sociedad Portuaria de Buenaventura porque para el Valle es muy importante y eso es lo que le he tratado de decir a los empresarios vallecaucanos que tienen acciones, que permanezcan en el puerto que es estratégico para la región.

Una de las empresas de Ventura Group operó el tren del Pacífico, ¿por qué no funcionó ese negocio?

Sí. Estuvo en manos OPP Graneles y la verdad es que ha sido un tema muy crítico porque el grupo invirtió mucho dinero y perdimos. Yo creo que se debe trabajar en un nuevo modelo de concesión, hacer la variante Loboguerrero Buga, porque la actual ruta es ineficiente, frente a la competencia con unas vías que quedarán en doble calzada. Creo que el actual concesionario no pudo sacar adelante el tren porque los costos de mantenimiento de la vía y de administración son muy altos. Pero con un nuevo modelo y la variante sería importante.

Pero la nueva ruta vale mucho…

Sí, pero hay que hacerla, el puerto la merece y los volúmenes de carga que se van a movilizar lo requieren. Una de las dificultades del país es no contar con otras alternativas de transporte. La inversión la debe hacer el Gobierno y dar en concesión a operadores.

(Noticia publicada originalmente en el portal www.elpais.com.co)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *