EN TIEMPO REAL

Contacto

(571)3176506

El escenario global para la carga de contenedores es incierta y las proyecciones de este sector para este año no son muy alentadoras, pues estiman reducciones muy considerables.

También le puede interesar:

> Ventura Group, un operador portuario enfocado en la eficiencia.
> Fundación ÉtikaVerde continúa su gestión para hacerle frente a la pandemia.

La pandemia registra más de 4,3 millones de personas contagiadas en 214 países alrededor del mundo, y aunque varios sectores empiezan a retomar sus operaciones, las alertas y cuarentenas continúan.

Y es que, aún cuando la pandemia inició en China y este era el único país afectado en un principio, la prosperidad en el transporte marítimo mundial está muy vinculada al país asiático, pues es un socio comercial muy importante para varios países.

Estos confinamientos en casa, obligaron a muchos comercios a cerrar y a suspender sus ventas. Y aunque algunos continúan haciéndolo a través de e-commerce, los niveles de ventas disminuyeron notablemente.

La propagación de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) detuvo los hábitos de consumo de las población y la producción de las industrias en muchos lugares alrededor del mundo.

No obstante, la carga está acumulándose en almacenes, bodegas, depósitos y terminales portuarias, debido a que la demanda actual son productos esenciales, y los no esenciales tienen muy poca demanda porque los puntos de venta están cerrados.

(Seguro le interesa: Medidas adoptadas por los puertos debido a la pandemia)

Las primeras consecuencias del COVID-19

La propagación sin control de la enfermedad en China coincidió con el año nuevo celebrado en ese país, fecha en la que ya se esperaba una baja en la producción de las industrias del país asiático.

«El brote se produjo en un momento en que las compañías navieras están acostumbradas a reducir la demanda por el año nuevo chino y ya lo habían planeado para esto, por ejemplo, eliminando las salidas en la industria de envío de contenedores», dijo el analista jefe de envíos de BIMCO, Peter Sand a la revista Ship Technology Global.

Pero la rápida expansión de la enfermedad, obligó a los puertos asiáticos de países como China, Corea del Sur, Taiwán y Singapur a implementar medidas estrictas para controlar la propagación.

Esto impactó la industria marítima tanto de carga como de pasajeros, con cancelaciones, subidas de costos y disminuciones en oportunidades comerciales. Además, prolongó por mucho más tiempo la caída en la demanda.

Según Shanghai International Shipping Institute, la utilización de la capacidad de los puertos más grande de China disminuyó entre un 20% y 50%, en contraste con un aumento significativo en el uso de las instalaciones de almacenamiento portuario.

Las exportaciones de China continental disminuyeron 51,1% en enero, y 40,3% en febrero, según IHS Markit.

La crisis económica global

Con la propagación del virus a los cinco continentes, y con la declaración de la OMS de pandemia, los mercados comenzaron a tener impactos negativos.

Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional con niveles similares a la crisis financiera mundial de 2008, preveían una posible recesión global.

Esto, junto con la implementación del límite de azufre en este año por parte de la Organización Marítima Internacional (OMI), y la implementación fallida de la fase uno del acuerdo comercial entre EE.UU. y China, dejaba ver un efecto dominó sin precedentes en el sector.

En un principio la categoría de pronto envio fue la afectada, debido a la reducción de salidas. Luego, el turno fue para los graneles con cambios en las tarifas de fletes por la implementación de la OMI.

Posteriormente, llegó el turno del petróleo. El colapso de la alianza con la OPEP y las caídas en los precios, está provocando un fuerte aumento de las exportaciones de crudo de Arabia. Pero las proyecciones estiman una fuerte caída en la demanda de este producto por el COVID-19 en los próximos meses.

A estas situaciones, se suma la acumulación de carga por la disminución en la demanda de productos no esenciales. Por ejemplo, el Reino Unido tenía copada el 90% su capacidad de almacenamiento, según la aseguradora TT Club, mientras que la Asociación de Almacenamiento proyectaba que a mediados de este año llegaría al 100%.

(Seguro le interesa: Cuáles serían los impactos del COVID-19 en el comercio exterior de América Latina)

Efecto en la carga de contenedores

La carga en contenedores puede ser la próxima afectada, pues la producción en China está alrededor del 70%, y no alcanza aún el 100%. Esto implica que la demanda de envíos y de transporte de carga es menor a la usual.

No obstante. el flujo de carga contenirizada actual no se ha visto afectado, debido a que la disminución de la demanda se compensa con la carga que estaba represada. Por lo tanto, cuando se libere esta carga con retrasos y la producción de China siga siendo menor a la usual, el flujo de carga sufrirá efectos adversos por la disminución en la demanda.

Esto causará que los contenedores no se vacíen en el corto plazo, agudizando un desequilibrio que siempre está presente entre Europa y Asia, según la International Federation of Freight Forwarders Associations (FIATA).

Este desequilibrio presente en los últimos años por el aumento de los tamaños de los buques y la consolidación de alianzas en el sector, ocasionan picos más altos en los terminales de contenedores y la infraestructura terrestre.

Mundy Penfold Ltd estima dos escenarios en el comercio global como consecuencia del COVID-19, el primero con una reducción en el comercio global del 23% en 2020, y con una contracción del 19% en los volúmenes de contenedores en los puertos. Para este caso, la recuperación de los volúmenes de contenedores registrados en 2019 se lograría hasta el año 2024 o 2025.

El segundo escenario contempla una disminución del 11% en el comercio y una reducción del 12% en los volúmenes de contenedores en los puertos con una recuperación de los niveles registrados en 2019 hasta el año 2022.

Inicialmente, los efectos impactarían las mayores líneas de comercio, Transpacífico, Asia-Europa y Transatlántico, pero en un futuro, todas serán afectadas mientras las economías en desarrollo experimentan menores inversiones y demandas más débiles.

Entre tanto, la enfermedad por COVID-19 continúa agudizando la crisis global, y la carga de contenedores que no había sido afectada, tiene proyecciones preocupantes que ponen nuevamente en riesgo al sector marítimo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *